“Linux va a ser el sistema operativo de la próxima generación de informática”

Apunto de cumplirse cuatro años desde su nombramiento como presidente y CEO de Red Hat, Jim Whitehurst repasa para COMPUTING las claves del éxito del modelo de negocio de la compañía del sombrero rojo, analiza los retos que implica el cloud computing y enfrenta a las organizaciones usuarias a una decisión que considera ineludible ante el cambio de paradigma: el camino Microsoft o el camino Red Hat.

¿Cómo ha cambiado Red Hat a lo largo de los casi cuatro años que ejerce como presidente y CEO de la compañía?
En este periodo de tiempo Red Hat ha más que duplicado, casi ha triplicado, sus ingresos. Creo que el cambio más sustancial que se ha producido es que Red Hat ha pasado de proporcionar su tecnología y prestar sus servicios a clientes técnicamente muy sofisticados como bolsas de valores, bancos de inversión o empresas de telecomunicaciones, a contar con un base de clientes de todo tipo (aerolíneas, fabricantes, minoristas) y a la que cada trimestre se suman nuevos usuarios, de forma que en la actualidad un 80% de nuestros clientes forman parte de la lista Fortune 2000.
En paralelo a esa evolución hemos ampliado la gama de soluciones y ahora también cubrimos necesidades más generalistas. Un 90% de los clientes tienen Linux como sistema operativo, hay mucho interés en nuestra oferta de virtualización del sistema operativo y sobre esa base contamos con una amplia oferta en el campo del middleware; de forma que estamos presentes tanto en entornos de sistemas tradicionales ERP como en el entorno de las plataformas cloud, donde Red Hat se ha convertido en una opción preferente a nivel de infraestructura.
En ese tiempo también ha evolucionado el mercado Linux. ¿Cuál es en la actualidad la cuota de mercado de Red Hat en las diferentes categorías de software open source?
Nosotros representamos alrededor del 80 por ciento del mercado Linux y el mercado empresarial está muy vinculado. Debo insistir en que Linux ha dejado de ser utilizado por gente muy sofisticada desde un punto de vista técnico, se ha simplificado y en la actualidad en la mayoría del mundo se confía en Linux. Hace alrededor de cuatro años empezaban a iniciarse ya conversaciones sobre la posibilidad de llevar los sistemas críticos a Linux y a día de hoy esto no sólo es una realidad sino que resulta también mucho más fácil encontrar conocimiento técnico y capacidades para definir las estructuras hardware necesarias. Ha tenido lugar, por tanto, un proceso de madurez.


¿Que líneas de avance se dibujan en el horizonte?
Desde una perspectiva más amplia, a día de hoy afrontamos un cambio de paradigma similar al que supuso el paso del mainframe a las arquitecturas cliente/servidor. Con la llegada del cloud computing lo que está sucediendo es que las cargas de trabajo se están nuevamente recentralizando en el CPD, donde existen infraestructuras masivas y mientras las funciones de acceso se trasladan a dispositivos móviles como el iPhone o el iPad, las funciones nucleares tienen lugar en los CPD. Y lo importante en ese nuevo mundo es que estos CPD funcionan con Linux. Ciertamente Microsoft tiene Azure, pero las nubes -Google, Amazon, etc.- están construidas con Linux. Si nos fijamos en la capa de software, Windows fue el jugador dominante de la era cliente-servidor, y sin lugar a dudas Linux va a ser el sistema operativo de la próxima generación de informática. Esto ya es realidad en el CPD, pero todavía queda por determinarse cuál será el sistema operativo dominante en los nuevos dispositivos móviles.No obstante, esto no es tan importante. Ciertamente los clientes corren en sus dispositivos móviles iOS, Android u otros sistemas operativos, pero en la práctica la mayoría de las aplicaciones son aplicaciones ricas que están conectadas con un interfaz HTML 5 con el CPD. Por eso en Red Hat estamos muy focalizados en el CPD.


¿Cuál es hoy la cuota de mercado de Red Hat en las diferentes categorías de software open source empresarial?
En la actualidad y respecto al middleware, entre el 30 y el 40% de las empresas de la lista Fortune 1000 utiliza JBoss. Nuestra cuota de pago es, evidentemente, más pequeña; de manera que la cuota de pago en JBoss representa alrededor de un 10% del mercado middleware, pero ese porcentaje asciende a más del 30% si hablamos de base instalada.
En Linux creemos que Red Had cuenta con alrededor de un 20% de cuota respecto al mercado total de sistemas operativos servidor, es decir, que en nuestra categoría estamos en el grupo de los tres grandes. Con respecto a la virtualización, es difícil de saber pero tenemos constancia de que los grandes clientes nos utilizan mucho a pesar de ser bastante nuevos en este mercado, de modo que es difícil calcularla, pero sin duda esta creciendo rápidamente.


La situación económica está afectando directamente a las inversiones en TI y al rendimiento de los proveedores. ¿Se ha visto obligada Red Hat a realizar cambios en este contexto? ¿Conseguirá su objetivo de superar este año los 1.000 millones de dólares de facturación?
El mes pasado reafirmamos y actualizamos nuestro objetivo de negocio que ahora supera los 1.100 millones de dólares. De hecho, ya estamos excediendo nuestro objetivo de crecimiento. En la primera mitad del año incrementamos los ingresos un 27%, de modo que seguimos gozando de un crecimiento importante. Nuestra propuesta de valor tiene mucho éxito en contextos de mercado difíciles. Gozamos de crecimientos de dos dígitos durante la peor parte de la recesión en 2008 y 2009, y en las todavía difíciles circunstancias del entorno económico actual es ese valor el que nos permite seguir creciendo. Cuando los clientes tienen dificultades tienen que ser creativos para ahorrar dinero, no acuden a WebLogic sino que buscan alternativas y nuevas posibilidades, lo cual es bueno para nosotros porque amplia nuestro mercado potencial.


¿En qué radica el éxito del modelo de negocio de Red Hat?
Ya he dicho que Red Hat representa casi el 20% del mercado de sistemas operativos servidor en número de instalaciones y eso representa el 3% de los ingresos en ese mercado. El dato es impresionante. Creo que existen tres componentes valiosos en nuestro modelo de negocio. En primer lugar, somos capaces de sacar valor del open source como modelo para desarrollar nuestro software a un coste mucho mas bajo para nuestros clientes. En segundo lugar, tenemos un modelo negocio que es mucho mas amigable para los clientes, comercializamos una suscripción de actualizaciones de software y, a diferencia de lo que sucede con los proveedores tradicionales, si el cliente no observa valor pueden dejar de pagarnos y continuar utilizando el software. Damos a los clientes más alternativas y eso nos exige centrarnos mucho en el servicio al cliente. Tanto si hablamos de middelware como de sistemas operativos ofrecemos un gran valor a los clientes a un coste significativamente más bajo. El tercer ingrediente tiene que ver con la innovación. Tradicionalmente la innovación en TI se daba en unas pocas compañías de gran tamaño, Oracle, IBM, SAP, etc., pero lo que está ocurriendo la innovación hoy se produce en otro tipo de compañías: Google, Facebook, Amazon… Estas empresas tienen una serie de problemas y no dependen de Oracle, dependen de ellos mismos, y juntos podemos reevaluar requerimientos y elegir los proyectos más valiosos. Nuestra plataforma Cloud Forms es utiliza por proveedores como Facebook o Google. Y es que si históricamente el open source ha proporcionado alternativas al software profesional, actualmente está liderando la innovación.


Cloud computing se dibuja como el camino de avance en la provisión y el consumo de software. ¿Cómo encaja el open source en el mundo cloud? ¿Qué está aportando Red Hat en ese camino y cómo está respondiendo el mercado?
Hablaré de un par aspectos. Nuestra visión del cloud computing es diferente a la de muchas empresas que lo ven simplemente como otro ‘stack’, es decir, tengo un propuesta cloud y otra propuesta on-premise. Trabajando con los clientes hemos visto que con el tiempo las compañías tendrán una serie de aplicaciones y múltiples opciones para su despliegue. Por ese motivo hemos estado muy centrados en construir la infraestructura, las herramientas y las soluciones software que permitirán desplegar y gestionar mejor esas aplicaciones. Lo que es diferente con respecto a los competidores es que con nuestra tecnología no sólo es posible desplegar aplicaciones Red Hat, sino que puedes desplegar todo tipo de aplicaciones, ya sea VMware o WebLogic. Además, tenemos un Programa de Proveedores Certificados que nos permite trabajar con el suministrador y tener plenas garantías de que sus soluciones trabajan sin problemas con Red Hat y que tendrán soporte de los ISV. Esta es una pieza muy importante. Por otro lado, contamos con Red Hat Enterprise Virtualization, que incluye herramientas para poder operar infraestructuras virtualizadas. Y además actualmente tenemos en beta una nueva solución, Virtual Forms, que probablemente llegará al mercado el próximo año y que configura una capa que permite básicamente gestionar las aplicaciones en varios entornos, es decir, desplegar las aplicaciones tanto con Red Hat como con WebSphere o cualquier otra infraestructura. En el programa beta ya hemos obtenido una respuesta muy positiva de los clientes, fundamentalmente porque la solución cubre tanto nubes públicas como nubes privadas.
Otro producto que está generando mucho interés es la plataforma PaaS Open Shift, que permite desplegar aplicaciones de forma inmediata con un modelo de base cloud y que tiene varias características diferenciadoras: es ‘agnóstica’ respecto a proveedores, el desarrollador puede elegir dónde quiere que la aplicación se despliegue y es la única plataforma que ofrece capacidades completas Java EE, lo que es muy importante para los clientes.


La compañía recientemente adquirió Gluster. ¿Se trata de ganar terreno en el mercado del almacenamiento?
La compra de Gluster tiene dos puntos de encaje. En primer lugar, a la hora de construir nuestras capacidades de gestión de cloud puesto que para que las aplicaciones se muevan los datos tienen que ser también móviles. El problema en la nube se encuentra sobre todo en escalar los datos y la mayoría de las soluciones dan una respuesta combinando software y hardware, pero no son muy amigables en los entornos cloud. Lo que necesitamos son soluciones software. Ahora con Gluster contamos con una solución que no solamente es open source sino que resuelve este problema y además puedes correrla en entornos cloud diferentes o incluso combinados. Hay que tener además en cuenta la explosión de los datos no estructurados y el hecho de que la mayoría de las soluciones para datos no estructurados son muy caras por Mb. Incluso en las compañías hay una explosión de este tipo de datos y Gluster nos permite dar respuesta a sus necesidades en materia de escalabilidad y movilidad de las aplicaciones.


¿Contempla Red Hat nuevas compras? ¿En qué ámbitos?
Veremos más adquisiciones en los próximos años. Hace unos años compramos Qmranet para ganar alcance y peso en el mercado de la virtualización. Tras esa adquisición nos tomamos cerca de dos años más tranquilos para integrar la compañía. El pasado año, en diciembre, compramos Makara y este octubre Gluster, y cada vez seremos más agresivos porque estamos ampliando el portfolio de funcionalidades que realmente necesitan los clientes para gestionar sus aplicaciones en el emergente mundo híbrido.


Por otro lado, actualmente buena parte de la guerra del software se libra en el mundo de los dispositivos móviles. ¿Cómo se posiciona Red Hat en este campo?
Hemos pensado mucho si debemos estar implicados en el mercado de sistemas operativos para dispositivos móviles. Linux está ciertamente presente en este espacio, pero todavía no hemos encontrado el modelo que funcione para Red Hat. La gente nos paga por nuestro software y nuestro soporte a sus aplicaciones de misión critica. Nuestro modelo no funciona para los dispositivos móviles. Dicho esto, estamos viendo una evolución enorme en nuestro middelware para responder al mundo móvil. Estos dispositivos demandan básicamente las mismas capacidades y componentes que puede proporcionar un servidor de aplicaciones y desde ese punto de vista trabajamos mucho en el espacio móvil.

Por último y cerrando con la innovación, ¿por dónde transcurrirá el futuro?
A medida que avanzamos en el nuevo paradigma de cloud computing y en los nuevos modelos de provisión TI, es más fundamental el cambio. El tándem formado por Intel e Windows fue el ganador de la anterior gran transformación y está por ver quién ganará en esta generación. Hoy en día existen dos grandes opciones: VMware, que esta caminando hacia su transformación en el nuevo Microsoft y Red Hat, que es la alternativa real, no necesariamente en productos, que también, sino sobre todo en términos de visión. Esa será la elección a hacer en los próximos tres o cinco años: ¿quieres una empresa tipo Microsoft o una empresa que base sus progreso en el modelo de negocio open source en una nueva era realmente abierta?
Articulo visto en: http://blog.desdelinux.net/
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s