El miedo y las luchas internas causaron el colapso de Nokia

Joe Ravi / Shutterstock.com

Joe Ravi / Shutterstock.com

Analizar los motivos del colapso de Nokia es una práctica común e interesante desde el punto de vista periodístico y de negocios. Los medios quieren identificar narrativas, y los académicos quieren poder corregir sus mejores prácticas.

Recientemente los académicos Timo O. Vuori y Quy N. Huy, publicaron un extenso paper dedicado al caso [PDF], que incluye un análisis profundo sobre la situación extraído a partir de investigación académica y entrevistas con 76 trabajadores y ex-trabajadores de Nokia, gestores de alto nivel, de medio nivel e ingenieros de rango.

Su conclusión: Nokia perdió la batalla por los smartphones debido a falta de cohesión de objetivos entre los líderes de división y los gestores intermedios. Este hecho creó una ineficaz inercia incapaz de responder ante la nueva realidad post iPhone.

Colapso
El lanzamiento del iPhone a mediados de 2007 y de Android a finales del mismo año, que sería el principal agente del cambio exógeno culminado entre 2009 y 2010 de forma más visible por los terminales de Samsung, en especial el primer y segundo “Galaxy S” y el primer Nexus.

El cambio de paradigma entre 2007 y 2010 fue completamente trascendental

El avance imparable hasta 2010 de la propia BlackBerry, el cambio de timón de Microsoft, tampoco alertaron a la compañía de Espoo. O si la alertaron no se pudo demostrar en el producto final.

Entre el Nokia N95, lanzado en 2007 y el N8, apresuradamente lanzado en 2010, Nokia careció de una capacidad de adaptación como pocas ha habido en la industria mundial.

Fue en cierto modo entendible, el cambio de paradigma esos tres años fue trascendental. Los teléfonos dejaron de ser teléfonos para convertirse en pequeños computadores. Nokia no tenía experiencia en este aspecto, pero tenía la capacidad para adquirir esa experiencia y no la aprovechó.

Vivisección

El paper de Huy y Vuori continúa explorando las relaciones entre las diferentes capas de empleados de Nokia.

La dirección utilizaba la intimidación para mantener a raya a la gerencia intermedia, quería resultados rápidos, eran excesivamente optimísticos pero no realizaron los cambios necesarios para la adaptación.

Querían una respuesta al iPhone, pero también querían continuar con sus líneas de negocio actuales a la fecha. Esto se descubriría incompatible a medida que avanzaron los años.

Comodidad inercial al principio, seguida de un periodo de cultura de presión y miedo

La gerencia media, en un caso típico de comportamiento del estrato, empezó a luchar por los recursos en forma de grandes promesas a dirección. Admitieron presiones de dirección que deberían haber sido rechazadas activamente por imposibles. Lo que llevó a productos de menor calidad al haber sido recortado su tiempo de preparación.

MeeGo no estaba listo, pero se evitaba enfadar a la dirección. Tras perder tres años en esta dirección, el salto a Windows Phone se demostró tardío, fútil y costoso.

Entrevistados en este estrato hablaban de falta de conocimientos de ingeniería en dirección, otro caso común de fallo en situaciones similares.

Esta divergencia de objetivos creó una ceguera en dirección, que a su vez originó una disfunción desde arriba hacia abajo. Los líderes de Nokia no fueron capaces de palpar ni tratar a los empleados.

La comodidad inicial recortó el tiempo a la reacción, que cuando llegó lo hizo en forma de miedo corporativo y falto de respuestas y rumbo.

Resurrección

Rajeev Suri, el ahora CEO de Nokia, proviene de una de las ramas que mejor soportaron la estocada. Tras la compra de Lucent, Nokia está reposicionándose para lo que depara el futuro.

Ozo, las cámaras de vídeo esférico son una apuesta clara por la realidad virtual, y no me queda dudas que Nokia será uno de los próximos miembros del mercado en posicionarse al otro lado del mercado de la VR con algún tipo de reproductor.

Mientras continúan con las licencias de su marca par la creación por parte de terceros consiguen un balón de oxígeno financiero mientras dura el pivotaje.

El futuro pasa por la computación distribuida y las telecomunicaciones críticas. Nokia, ahora con Lucent, tiene mucho hecho para estar ahí a la hora de la popularización.

Quizá la Nokia de la década que viene esté más lejos del usuario medio, pero al menos estará más centrada que la década presente.

visto en: hipertextual

Anuncios

¿Cuánto espacio para almacenamiento real tiene tu smartphone de 16GB?

¿Cuánto espacio para almacenamiento real tiene tu smartphone de 16GB?

De verdad tienen 16GB de memoria interna ese móvil inteligente que acabas de comprar? ¿Y entonces por qué, siendo que está nuevo y de fábrica, tiene sólo 12 o incluso 9 GB disponibles? Un sitio especializado hizo una comparativa del almacenamiento de los smartphones de 16GB y los resultados son decepcionantes.

La pregunta  puede llegar a recibir respuestas a priori que indicarán que el resultado está en la misma frase que la incógnita, pero la experiencia con los productos de la informática nos ha revelado que las características no son nunca tan específicas y redondas como nos las venden. Un ejemplo clásico es el de los discos duros, donde las capacidades de almacenamiento se expresan en valores diferentes dentro y fuera del ordenador. Si te pasó alguna vez tener un disco vendido de 120 GB que en realidad tuviese 111,758 GB, sabrás de lo que estoy hablando. El caso de los smartphones modernos  es diferente, ya que parece haber pequeñas trampitas que nos hacen los fabricantes. El sitio Which? ha revelado recientemente una imagen comparativa entre el espacio de almacenamiento anunciado y el real de las 8 marcas más vendidas de smartphones.

¿Cuánto espacio para almacenamiento real tiene tu smartphone de 16GB?

Comparativa del almacenamiento disponible de fábrica en los smartphones más vendidos

Hace no mucho se reveló algo que espantó a muchos usuarios avanzados de teléfonos inteligentes, y especialmente a los que habían sucumbido a los irreprochables encantos técnicos del Samsung Galaxy S4. El teléfono no tenía 16 GB de almacenamiento como se promocionaba, sino que luego de todos los usos internos y ocultos del espacio (bloatware, aplicaciones pre instaladas, pieles, etc.), el móvil llegaba a las manos de los usuarios con tan solo 8.58 GB, lo que es apenas el 54% de lo promocionado. Esto alertó sobre la problemática y Which? se puso a comparar diferentes modelos de smartphone presuntamente de 16 GB. No hace falta reproducir los datos que ves en la imagen anterior con total claridad, pues se ve que mientras que Samsung Galaxy S4 ofrece 8.56GB en vez de los 16GB prometidos, Apple iPhone 5C “sólo” cercena 3.4GB, quedando en un almacenamiento final de 12.6GB.

¿Cuánto espacio para almacenamiento real tiene tu smartphone de 16GB?

Comparativa del almacenamiento disponible de fábrica en los smartphones más vendidos

La pelea es pareja en el resto de los móviles, con el LG G2 como el seguidor del Samsung Galaxy en cuanto a consumo de fábrica de espacio con 10.37 GB disponibles al usuario. Es de notar también que los tres primeros teléfonos inteligentes en la comparación (iPhone 5C, Google Nexus 5 e iPhone 5S) no tienen ranura de expansión para aumentar el espacio de almacenamiento, mientras que elSamsung Galaxy puede llegar a usar memorias de 64GB sin ningún problema, aunque no sea igual de útil y funcional que una verdadera memoria interna. Tal parece que al dar esta solución parcial, la propia gente de Samsung está al tanto de la trampa que ellos y los otros fabricantes les hacen a los usuarios, ya que no parece muy justo que promocionen móviles con 16 GB de memoria interna cuando en realidad tienen 12, 11, 10 u 8.6.

fuente: neoteo

El segundo sistema operativo oculto de cada smartphone

El segundo sistema operativo oculto de cada smartphone es el sistema operativo de banda base que recibe instrucciones desde estaciones de base, ahora accesibles al público particular. Debido a las medidas de seguridad desactualizadas del GSM, esta nueva situación genera escenarios muy peligrosos para la privacidad y seguridad de los usuarios.

Me animaría a decir que de 10 usuarios de smartphones, sólo 1 sabe que los móviles inteligentes tienen más de un sistema operativo. Debajo del que todos reconocemos con su nombre de marca (Android, iOS, PalmOS, etc.), hay uno muy pequeño que funciona administrando todo lo relacionado a la radiofrecuencia. Este sistema operativo de tiempo real (RTOS) se encuentra ubicado en el firmware y corre a través del procesador de banda base. Como si fuera poco, estos RTOS son de software propietario y la documentación que hay sobre los mismos es bastante pobre. El artículo original da una ejemplo, contando que el RTOS dentro de los procesadores de banda de base Qualcomm son llamados AMSS y están construidos sobre el kernel propietario REX que corre sobre un ARMv5, con 69 tareas concurrentes y administrando desde el GPS hasta el USB.

El segundo sistema operativo oculto de cada smartphone

Al darnos de frente con estos datos, vemos que los procesadores de banda base corren con software patentando y cerrado, que además son muy poco conocidos por los usuarios involuntarios de los mismos. Tampoco hay una molestia por parte de los fabricantes de poner en conocimiento estos sistemas operativos de banda base, con lo que no se pueden hacer muchas revisiones al respecto. Considerando la importancia que tienen estos SO para las telecomunicaciones modernas, uno podría pensar que son muy seguros, pero lamentablemente nos estaríamos equivocando. Es que estos sistemas primigenios que corremos en un segundo plano son muy poco entendidos, pobremente documentados, de raíz propietaria y además fueron diseñados en los 80s. Esto quiere decir que la inseguridad de los RTOS que se utilizan para los móviles deviene no tanto del error, sino del diseño y de la negligencia posterior. Por ejemplo, el código base fue escrito a principios de los 90s, y no hay en ellos fuertes procesos de mitigación de exploits. Pero esto no es lo peor.

Gracias a la estructura de trabajo con la que funcionan, cada procesador de banda confía ciegamente en todos los datos que recibe desde una estación base (por ejemplo, desde una antena de telefonía móvil). Como nada se comprueba en el proceso de recepción por aire, todas las ordenes que le llegan al móvil se validan automáticamente. Para cerrar esta especie de introducción a los sistemas de banda base de los móviles, el procesador de banda de base es por lo general el procesador maestro, mientras que el procesador de aplicaciones (sobre el que se ejecuta el sistema operativo móvil) es el esclavo. Así que repasando tenemos un sistema operativo maestro que tiene de esclavo a otro, corriendo sobre un procesador ARM, sin ningún tipo de mitigación de exploits, que automáticamente confía en cada instrucción que le mandan desde la estación de base a la que está conectado. Desde nuestra perspectiva, todo un problema.

El enemigo en nuestro bolsillo

El investigador en seguridad Ralf-Philipp Weinmann de la Universidad de Luxemburgo trabajó sobre las problemáticas de los RTOS en la actualidad e identifico decenas de exploits y bugs que podrían darle acceso a nuestros móviles a extraños a cargo de una estación de base. Simplemente con enviarnos una instrucción vía aire que el móvil validará y ejecutará sin ningún tipo de pruritos electrónicos, los maliciosos harían colapsar el teléfono o, peor, ejecutar algún código dentro del mismo, que traspase la frontera entre los dos sistemas operativos accediendo a nuestra información. Si bien ese proceso puede ser tedioso y requeriría de gran trabajo en relación a otros procesos de infiltración, alguien que conozca el conjunto de comandos Hayes podría activar la respuesta automática en nuestro móvil. A la vez también hay otros códigos de infiltración más accesibles, como mensajes de 73 bytes que pueden lograr una ejecución remota de un código dentro del teléfono objetivo.

El segundo sistema operativo oculto de cada smartphone

Sabiendo esto e imaginando escenarios, la indulgencia tecnológica puede hacer creer que controlar una estación de base en torres de celulares no es algo tan fácil de lograr, ya que el acceso es restringido por parte de las grandes operadoras y que quienes acceden tienen que pasar por entrenamientos y pruebas de aptitud, entre otras muestras de responsabilidad y habilidad. Como ya adivinas, esto no es tan así, pues además de la connivencia oculta entre gobiernos y compañías telefónicas que puede haber (ver NSA), a nivel menos conspirativo las estaciones de base se están haciendo cada vez más accesibles para las personas comunes, a través de paquetes de estaciones de base de código abierto que se pueden conseguir en sitios tan populares como eBay. Estas estaciones de base pequeñas y controladas por un particular también comparten la posibilidad de poderse apuntar hacia móviles. En cuanto esta estación de base caiga en las manos incorrectas y en una zona lo suficientemente populosa, preparémonos para estar a nada de que remotamente activen cámaras, micrófonos, acepten o realicen llamadas o envíen SMS, además de emplazar rootkits y otros exploits autoejecutables.

El segundo sistema operativo oculto de cada smartphone

Las alternativas

La complejidad de este asunto ha hecho que escape a la gran cantidad de usuarios, ya que ni siquiera los expertos se ocupan lo necesario para tratar de poner en conocimiento este peligro latente y hacer que las compañías telefónicas y los fabricantes den explicaciones o actualicen los sistemas operativos de banda de base. Ante lo intrincado que son los RTOS  (la lista de estándares y patentes es enorme) como para que los desarrolladores se pongan a escribir sus propias implementaciones basadas en diferentes regiones, modelos, etc., la opción que quedaba era que las telefónicas y los fabricantes utilizasen otro tipo de software que sea más seguro, tenga más calidad, sea más comprensible y que no sea totalmente propietario. Algunos fabricantes están trabajando en ello, pero en tanto el GSM no se actualice, la viabilidad delos ataques se mantendrá.

Vivimos en una época donde la intimidad se convirtió en extimidad, pero donde los datos personales todavía cotizan muy alto y esta situación no debería serle indiferente a ninguno de los miles de millones de usuarios de móviles.

fuente: neoteo

10 teléfonos míticos de Nokia

Hacemos un repaso por diez teléfonos míticos de Nokia, muchos de ellos responsables de la masificación absoluta de la telefonía móvil en todo el mundo.

Nokia 8110 / The Matrix
Nokia ha sido adquirido por Microsoft y definitivamente representa el fin de una era en telefonía móvil. Tal vez parece que sucedió siglos atrás pero desde mediados de los 90s hasta la aparición del iPhone, la compañía finlandesa era el rey de la telefonía móvil produciendo cientos de dispositivos, vendiendo centenas de millones de unidades y siendo responsables directos de la masificación absoluta de la movilidad y la conexión perpetua, ya sea por medio de una red para voz o de datos.

Modelos y variantes producidos por Nokia hay muchos, pero estos son los diez modelos que consideramos míticos de la marca, especialmente relevantes en el mercado hispanoamericano.

Nokia 1610

Nokia 1610

Anunciado en 1994 pero popularizado en 1995 y especialmente en 1996. Fue probablemente el primer teléfono móvil que muchos usamos en Latinoamérica pues era uno de los dos modelos “realmente pequeños”, junto a algún Motorola, que se vendían en la época.

Usaba la versión más grande de una tarjeta SIM (1FF) y la antena era desplegable para mejor recepción en espacios cerrados. Fue el primer modelo que incorporaba el tono de Nokia. Era capaz de enviar y recibir SMS aunque la función no era especialmente publicitada. Memoria para 10 llamadas recibidas, 10 llamadas hechas y 10 llamadas perdidas.

Nokia 6110/6120

Nokia 6110

Fue el teléfono insignia de la marca desde 1997 hasta 2001, es el mayor responsable de la popularización de Nokia en América durante finales de los 90s, siendo el móvil más vendido en 1998 con 21 millones de unidades.

Debido a que en aquella época los teléfonos móviles eran especialmente usados para trabajo la serie 61xx estuvo siempre orientada a ese tipo de consumidores. Fue el primer dispositivo de la marca con íconos en su interfaz gráfica, el juego Snake y puerto infrarrojo.

El 6110 y su variante americana, 6120, fue el primer teléfono móvil en usar un procesador ARM.

Nokia 8110

Nokia 8110

El teléfono de The Matrix. Y vaya que la película fue responsable de la popularización extrema de este modelo que costaba prácticamente 1.000€ pero llegó a venderse a precios aún más altos en sitios de subastas como eBay después del lanzamiento de la película.

El 8110 estaba especialmente orientado al mercado de negocios y tenía algunas características muy avanzadas (pero poco usadas) como la capacidad de actualizar su firmware OTA (Over The Air) sin tener que recurrir a conexiones seriales desde una computadora. Era una de las terminales más pequeñas y livianas de su época. También existía una versión mejorada del móvil, el 8110i que permitía la descarga de tonos de llamada vía SMS.

A diferencia de The Matrix, la tapa del 8110 no “saltaba” al presionar un botón, esa fue una función agregada para efectos dramáticos en la película. Pero para aprovechar el éxito e interés generado, Nokia agregó esa función al 7110 que se lanzó en 1999 (motivo por el cual muchos creen que ese es el modelo que aparece en el largometraje).

Nokia 5110

Nokia 5110

El Nokia 5110 fue la versión para consumidores en 1998 y con el tiempo llegó a convertirse en los modelos más populares del mundo. Desató una moda al tener la capacidad de cambiarle la carcasa frontal. No incluía la función de vibración pero era posible agregársela reemplazando la batería con una que soporte la función.

Además el Nokia 5110 tenía una función que probablemente nunca nadie uso: la posibilidad de usarlo como fax/modem de 9600 bps. Recibía mensajes SMS pero en muchos países la capacidad de envío estaba capada.

Nokia 8210

Nokia 8210

Lanzado en 1999, el Nokia 8210 era el dispositivo más pequeño y liviano del mercado además del uso de materiales premium con caras intercambiables que lo perfilaba al mercado de alta gama pero sin caer en diseños planos comunes en los dispositivos de la marca orientados a negocios.

En Latinoamérica se distribuyó las variantes 8260 o 8265 que se conectaba a redes TDMA, sumamente populares en aquellos años por la regíón. A diferencia del 8210, no era posible cambiar las caras frontales.

Nokia 8850

Nokia 8850

También lanzado en 1999, el 8850 fue probablemente el primer diseño de un móvil orientado a consumidores que pretendían disponer de un equipo con mucho estilo, al mercado premier. Su carcasa era cromada, con un cobertor de teclado que se deslizaba hacia abajo y así acercando el micrófono a la boca. Los materiales, tamaño y peso hacían de este modelo tremendamente caro. Internamente era básicamente un 8210.

Hoy se lo considera un equipo de colección aunque muy pocos siguen funcionando pues es prácticamente imposible repararlos.

Nokia 3310

Nokia 3310

El Nokia 3310 fue lanzado en 2000 con miras a reemplazar el ya conocido 3210 (especialmente en algunos países europeos donde se vendió como pan caliente), pero fue le 3310 que reventó en ventas para Nokia convirtiéndose en el teléfono más vendido del año: 126 millones de unidades, de hecho es uno de los modelos más exitosos jamás fabricados.

A diferencia de otros modelos y una tendencia presente en el diseño de móviles de la marca, particularmente en 1999, el 3310 era grande y pesado. Eso lo hacía económico y accesible.

Aún así Nokia se encargó de cargarle software con características poco comunes para la época: toda clase de aplicaciones utilitarias como calculadora, un inspector de red, cronómetro y lista de pendientes. También incluía cuatro juegos incluyendo Snake II. Pero lo que hizo mítico al 3310 fue que en algunos países latinoamericanos era el primer Nokia que permitía enviar SMS y en países europeos donde el SMS ya era extremadamente popular, tenía la capacidad de enviar mensajes de 459 caracteres.

Las variantes 3330 y 3350 agregaban capacidades WAP aunque usaba CDS como método de transmisión de datos y no GPRS por lo que fue una característica muy poco usada.

Nokia 1100

Nokia 1100

El Nokia 1100 tiene el título de ser el dispositivo móvil más vendido de la historia, unas 153 millones de unidades. Su precio reducido, robustez de construcción, tamaño mínimo, simplicidad y delgadez fueron clave para su popularización masiva.

Aunque este modelo específico ya no se fabrica sigue siendo muy usado y vigente en el parque de dispositivos móviles mundial. Comenzó a fabricarse en 2003 y finalizó su producción en 2007 siendo reemplazado por modelos similares un poco más avanzados.

Nokia 6600/6620

Nokia 6600

Coloquialmente conocido como “la chancleta”, “la zapatilla”, “la empanada”, el “zapatófono”, el Nokia 6600 (6620 en norteamérica) en su lanzamiento a mediados de 2003 era el teléfono más avanzado de la marca y probablemente de la época. Era todo un smartphone con un sistema (para la época) muy avanzado: Symbian Series 60. Disponía de una cámara VGA, teclas muy anchas, una pantalla inmensapara aquel momento, posibilidad de extender la memoria con tarjetas externas, se le podía instalar aplicaciones y hasta ver videos.

Fue el móvil que más vendió Nokia en 2003. Su durabilidad es responsable que aún sea usado en varias partes del mundo.

Nokia N70

Nokia N70

Lanzado en 2005, el Nokia N70 para muchos fue el primer dispositivo desde el que se conectaron a una red 3G. Era relativamente económico, durable, tenía una cámara de 2 megapixeles y también cámara frontal. Al funcionar con Symbian S60 (8.1a) se le podía instalar aplicaciones. En países como España fue especialmente popular pues se podía obtener gratis o casi gratis en operadoras que intentaban popularizar el uso del 3G.

Su procesador era un ARM OMAP 1710 de Texas Instruments y la batería duraba poco, muy poco, sobre todo en conexiones perpetuas de 3G.

En México se llegó a comercializar el Nokia N70-5 que carecía de antena 3G o cámara frontal para reducir su precio.